Ya casi es imposible surfear tranquilo en La Cicer. ¿Por qué?